viernes, 31 de mayo de 2013

Diario De Viaje: Amsterdam

Salí de París a las 7am rumbo a mi segunda parada de este sueño, Amsterdam. Un típico tren de película, con sus asientos cómodos y sin hacer un ruido. En su recorrido, este tren, pasa por Bruselas, que por lo que se dejo ver a través de los ventanales del tren, es hermosa, y pude ver el estadio del Feyenord en Rotterdam también. Todo eso, durante el viaje, siempre arriba del tren.
1ºdia en Amsterdam. Llego a la estación central de Amsterdam, salgo y lo primero que veo es una infinidad de bicicletas, muchos tranvías que circulan en todas las direcciones y un transito que para cruzar la calle hay que tener la cabeza de los búhos, para poder girarla 360º. Se empieza a sentir el olor de las drogas que se consumen en la segunda ciudad del pecado (?). Me pierdo por primera vez en el día, es muy fácil perderse y muy difícil encontrar rápido lo que uno busca, y mas si es el primer día y la primera vez en una ciudad nueva. Llego al hotel, después de un par de horas buscándolo, dejo todo y salgo en busca de lo que todo turista cuando llega a Amsterdam quiere ver ya: Si el Barrio Rojo.
En el camino me encontré con La Experiencia Heineken, una linda aventura y paseo, que como recomendación, coman algo antes de entrar ya que van a tomar mucha cerveza, y con la panza vacía ya sabrán que pega mas. Lo digo por experiencia. Lindos regalos para comprar y recuerdos que uno se puede traer en su regreso. La entrada cuesta 18 euros y tenes bastante cerveza incluida para tomar. Después de esto, decidido, fui en busca de el lugar mas emblemático de la ciudad. Estuve tres horas buscándolo hasta que lo encontré, El Barrio Rojo, con sus callesitas recontra estrechas y sus canales en el medio, en donde las luces rojas se empiezan a asomar como signo de que estoy en el lugar correcto. Empiezan a aparecer las vidrieras, en algunas cuadras mas que en otras. Todo es relacionado con sexo, con shows en vivo, cines XXX y obviamente las chicas en las vidrieras. Hay de todo y mucho, mujeres grandes, y mujeres chicas, mujeres que parecen muñecas salidas de la caja, es increíble lo perfectas que son algunas. Es como que esta dividido por sectores también, ya que las "veteranas" están todas juntas, las "negras" en otro sector y las "pendejas" en otro. Todas en ropa interior, te ven pasar y te hacen caritas y te invitan a pasar. Uno se inhibe un poco ante esta situación ya que nunca la viví tan en carne propia. Aparte del sexo, están los famosos coffe-shop y muchos locales también relacionados a la venta y consumo de drogas, cosa que es totalmente legal. Ya al pasar por la puerta de estos barcitos, uno queda medio "colocado" por el humo que sale de adentro. Algo muy loco, porque uno no esta a acostumbrado a ver todo esto como algo sencillo,normal y sobre todo legal. En los negocios se vende todo tipo de drogas, en sobresitos que empiezan por los 5 gramos y van aumentando en tamaño, en precios que no bajan de los 10 euros.
Como resumen de primer día, me perdí mucho, pero recorrí bastante
2º y ultimo día en Amsterdam.
No creo que sea una ciudad que tenga demasiado para ofrecer al turista, así que la volví a caminar sin sentido alguna. Se disfrutan los paisajes, con las casitas bien pegaditas y los canales que son increíblemente bellos, con sus botes estacionados, como acá se estacionan los autos en doble fila. Con este paisaje, es imposible que uno se canse de verlos y sacarles fotos de diferentes ángulos. Primera llovizna del viaje, aproveche para comprar varios regalos y souvenirs para llevar de regreso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada