lunes, 6 de febrero de 2017

Mi viaje a Japon. Dia 10 Hiroshima - Miyajima

Pase por arriba un dia. El dia 9 no fue demasiado interesante para el lector, lo fue para mi, ya que recorri Tokyo buscando una valija en especial, y anduve por diferentes shoppings averiguando por la Ps4. Pasemos a lo importante
Era uno de los dias que mas me interesaba que lleguen. Conocer Hiroshima.
La odisea comenzaba a las 5am, para ir hacia la estacion de trenes Shinjuku. Tenia los boletos reservados, eran dos trenes bala. El primero hacia Tokyo - Shin Osaka, y desde ahi a Hiroshima.
Cuando sali de la estacion no tenia mucha idea como moverme, ni como ir a la famosa cupula de la bomba atomica. Bastante desorientado, pude encontrar un bus, incluido en el JPR, que me dejaba en el centro turistico de la ciudad.
De un lado el recuerdo mas triste del pais, justo enfrente el Castillo de Hiroshima. No hacia falta moverse mucho mas de ahi, para vivir Hiroshima aunque sea por un dia.
Apenas baje del bondi, quede atonito. Pocas veces me paso que algo me chocara tanto, senti un dolor como propio, como si yo hubiese sido parte de la historia y del sufrimiento del pais, y de la ciudad. El parque de la paz es un lugar en donde se respira paz y tranquilidad, con mucho verde, pero a su alrededor todo es recuerdos. Y estos son de dolor, sufrimiento, muertes, en ningun momento podes recordar algo bonito. Salvo, y no menos importante, todo lo que lucho Japon para salir adelante en tiempo record. Te encontras con la cupula de la bomba atomica, tal cual quedo, aunque un poco retocada para que no se caiga abajo, situacion que se dio a votacion entre los ciudadanos, el dejarla tal cual esta, o retocarla suavemente, para que siga estando. Se decidio por esta hultima.
El monumento a los niños caidos, algo bastante chocante que recuerda a todos los niños muertos durante y posteriormente a la caida de la bomba, ya que por la radiacion, las personas murieron aun muchos años despues de la explosion. Esta el museo, y enfrente al mismo, se encuentra una llama, la cual lamentablemente siempre se estara encendida, ya que mientras sea asi, significa que sigue habiendo bombas atomicas en el mundo.
Dentro del museo hay cosas muy interesantes, recuerdos muy dolorosos, e imagenes escalofriantes. El famoso reloj con la hora exacta de la explosion, ropa, la sombra en la pared de un hombre que esperaba que abriera el banco, cuando la bomba exploto, y la historia detras de esto.
El dia era bastante intenso, al volver me di cuenta que por la avenida principal yacian locales de ropa de alta gama, lo que le saco un poco el espiritu a la ciudad, aunque es imposible no sentirlo. A 30 minutos de esta ciudad se encunetra la ciudad de Miyajima, que se la da de poseer la postal turistica de Japon, la cual veran al finalizar esta historia. Vas con un tren, te deja en el puerto, de ahi un barco, que te deja en la isla de la ciudad. Era tarde, tenia el tren a la vuelta, asi que tome el barco ida y vuelta rapido, pero no pude recorrer Miyajima. Cuenta pendiente a sumar a Japon.
Queda Nara, otra ciudad, con sus ciervos sagrados, y se terminan las historias.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada